El ovni que aterrizó en Teruel
Sep 6 2012

El ovni que aterrizó en Teruel

En Teruel ha aterrizado un ovni. Lo más extraño es que brota del suelo. Es un espacio rojo y subterráneo desde el que se puede ver la calle: una cancha de triple altura de aires fabriles coronada por una plaza —de momento, dura— con varias antenas rodeadas de asientos. Tras sucesivos y tímidos intentos por alcanzar el siglo XXI con los proyectos minimalistas que ordenaron el paseo del Óvalo y la plaza del Torico, Teruel ha inyectado rotundidad y vida al corazón de su casco histórico. Contundente y de uso tan amplio como indefinido, el nuevo centro social de la plaza de Domingo Gascón mete el siglo XXI en los cimientos de la ciudad.

Así, de la antigua ciudad-museo emerge ahora un lugar para la gente. Sin embargo, frente a las llamativas arquitecturas de los últimos años, que buscaron revitalizar los corazones de tantos cascos viejos, este nuevo centro social es radical, pero oculto. Se asoma entre las viviendas que rodeaban al viejo mercado de esta plaza al este de la ciudad, pero sorprende con un aire de celebración que supera las intervenciones funcionales de ascensores o peatonalizaciones realizadas hasta ahora en Teruel.

Vistoso y rompedor, el espacio despierta pasiones entre los vecinos. A favor y en contra, naturalmente. Algunos ancianos rejuvenecen entre rampas coloreadas y lucernarios. Otros protestan ante un nuevo inquilino al que auguran relaciones hostiles con los aljibes medievales, las torres mudéjares y los edificios modernistas de la ciudad. Puede que se equivoquen. Con esta nueva intervención, Teruel gana tiempo. Le planta cara a la crisis y, sobre todo, añade un velo de modernidad a las sucesivas capas históricas que han ido construyendo el lugar. Una apuesta por agitar la vida en lugar de por momificarla. El peso inmovilizador de la tan bien salvaguardada urbe se ha aligerado en este rincón para pensar más en los ciudadanos que en las piedras.

A un paso de la estación de autobuses y junto a la ronda que recibe el acueducto, el nuevo centro dibuja una sorprendente entrada en la ciudad antigua. Su arquitectura monumental está construida con recursos básicos: más con espacios y colorido que con materiales y fachadas escultóricas. Por eso se inserta en una historia de espléndidas torres mudéjares y torreones enviando el mensaje contrario: no llega para ser contemplado, es un monumento para usar. Su desgaste medirá su éxito. Antes de inaugurarse ya ha hablado. Ha demostrado que la arquitectura contemporánea tiene más salidas que el debate entre el neomudéjar y la discreción. Realizado por los estudios madrileños Mi5 y PKMN, el centro quiere llevar aire al pasado, proponer una lectura más dinámica y menos museizante de la ciudad. Busca ser un hito cívico, un monumento para los ciudadanos. Que triunfe o no dependerá de la imaginación del Consistorio. También del entusiasmo de los habitantes a la hora de gestionar este gran torpedo de contemporaneidad.

Es cierto que en Teruel desconfían de los arquitectos actuales. Y posiblemente no les falte razón. La hermosa y sutil iluminación que el estudio B70 sembró en la plaza del Torico costó dos millones de euros. Y tras estropearse una y otra vez, las lámparas están siendo sustituidas por tiras de basalto, el pavimento resistente que están acostumbrados a pisar los turolenses. También se rompió la piedra arenisca que el arquitecto David Chipperfield empleó para pavimentar el paseo del Óvalo, en el oeste de la ciudad antigua, y, de nuevo, han tenido que sustituirla por el basalto chino, que sí dura. Lo cuenta el ingeniero Vidal Villarroya, que, sin embargo, reconoce también la sobria belleza de la grieta de acero cortén que el arquitecto británico convirtió en acceso para los ascensores entre la escalera neomudéjar y la sede del Gobierno de Aragón. Esos elevadores tienen más tráfico que el transporte urbano. Son una escultura útil que, por cierto, no suele aparecer en las guías.

Villarroya estudió en Valencia y cuenta que al regresar a su ciudad se encontró con que muchas de las novedades —de la gastronomía (la trenza mudéjar) y de las celebraciones (la fiesta medieval que recrea la boda de Isabel Segura, la famosa amante de Teruel)— se empeñan en explotar la tradición. Para el arquitecto Nacho Martín, de Mi5, la arquitectura ofrece la oportunidad de respetar el pasado sin momificarlo, de hacer revivir la ciudad con ingenio. La cancha roja tiene toda la pinta de poder conseguirlo.

  • Historial Blog

    • [+]2015
    • [+]2014
  • Historial Noticias

    • [+]2019
    • [+]2018
    • [+]2017
    • [+]2016
    • [+]2015
    • [+]2014
    • [+]2013
    • [+]2012
    • [+]2011
    • [+]2010
    • [+]2009
    • [+]2008
    • [+]2007
    • [+]2006
    • [+]2005
    • [+]2002
  • Oops...
    No slides found, please add some slides
Ir a la barra de herramientas